Berri Txarrak + Viva Belgrado + The Secret Society
03.03.2017. Sala La Riviera (Madrid)

Afuera hace un día de mierda. El frío hace que los alrededores de La Riviera estén completamente vacíos. Dentro, la cosa irá in crescendo en intensidad, cantidad de público y por lo tanto en calor. Nos encontramos con unos The Secret Society encargados de empezar a caldear la sala para unas pocas personas con su propuesta tranquila, a medio camino de Standstill y Nacho Vegas. Tras ellos, los cada vez más en alza Viva Belgrado subirán notablemente la intensidad de la velada. La cosa suena muy bien, tiene mérito siendo La Riviera una sala difícil en este aspecto, y se ve aun mejor gracias a un buenísimo diseño de luces. Se han ganado a pulso que su popularidad sea cada vez mayor, con un sonido que potencialmente puede llegar todavía a bastante más gente y una voz que puede espantar a la mayoría de ellos. Pero por suerte cada vez hay más anomalías triunfando y una de ellas está a punto de salir al escenario…

El telón se abre y podemos intuir que en poco se parece la gira que hoy toca a su fin a aquella que empezó hace dos años. De aquel escenario blanco impoluto, hemos pasado a una bola de fuego de la que solo nos separa una valla alambrada, de esas que proporcionan una falsa seguridad ante un falso peligro exterior. Pese a que arrancan con Etsia y Ordaina, siguen con Jaio.Musika.Hil e Izena, izana, ezina, Espero zaitzaket y Ez dut nahi, lejos de aquel concierto de Joy Eslava donde dedicaron prácticamente todo el repertorio a interpretar íntegramente su último disco Denbora da poligrafo bakarra.

A estas alturas y tras unas primeras canciones con un sonido un tanto embotado ya estaban sonando prácticamente todo lo bien que se puede sonar en esta sala. Es admirable comprobar su seriedad y profesionalidad, no solo como banda sobre el escenario, también en la decisión de invertir en girar con buenos técnicos que les hacen, por ejemplo, ser los que mejor sonaron en un Resurrection Fest lleno de prestigiosos grupos internacionales. Sin duda es uno de los motivos que les ha hecho estar donde están.

Suena FAQ, que junto a Maravillas más adelante serán las únicas de Haria y Payola. Llega el momento de tomar un respiro, que no es en forma de parón sino repasando las canciones más indies y tranquilas de su último trabajo, Aditu bihurtuak, Bigarren itzala, Helduleku Guztiaz, más tarde sonarán 26 segundotan y Lemak, Aingurak, casi la totalidad del segundo CD de los tres que lo conforman.

Las guitarras se empiezan a afilar de nuevo con Ikasten, cuyo riff suena con un peso descomunal. Justo después de Eskuak, Gorka dedica unas palabras a la importancia del idioma en el que se expresan. Aunque es consciente de lo que están haciendo por el euskera y las barreras que estánrompiendo, con extrema humildad rechaza todo mérito en favor de las anteriores generaciones, como la de Mikel Laboa, del cual interpretan Liluraren kontra.

Esto no para: Biziraun, Hitzen oinarri ahula y Zertarako amestu suenan justo de afrontar la recta final de un show que durará dos horas y en el que repasan más de 25 temas como Bueltatzen o Bigarren eskuko amets. Llega el momento de los himnos y suena Oreka incluidas las ya tradicionales versiones de Kids (MGMT) y Around the world (Daft Punk) que personalmente me dan bastante igual. Después Denak ez du balio y Oihu para echar los restos. La cosa parece que se acaba, Gorka se queda solo en el escenario cortando las cuerdas de la guitarra mientras toca Iron Man de Black Sabbath, pero por suerte vuelven a salir para despedirse con Poligrafo Bakarra, que no solo es un temazo sino la constatación de una realidad: El tiempo pone las cosas en su lugar. En este caso ese tiempo ha llegado ya y Berri Txarrak están donde merecen: llenando una de las salas más importantes del estado español cantando en euskera.

BERRI TXARRAK

 

VIVA BELGRADO

 

THE SECRET SOCIETY