Crim + Violets + Batec
15.02.2019 – Sala La Mirona, Salt, Girona
Texto: mayodel37

(Al desconocer la rigidez editorial de las élites de Rockodrome, siendo madrileñxs fijo que de imperialistas no bajan, he decidido escribir una versión para todos los públicos y evitar ser censurado).

Tras liarla parda en Carcelona, marcándose un sold out en la Razz 2, que Crim no tocaban por tierras catalanas, así que tenemos mil ganas de ver, y sobretodo disfrutar, de su regreso.

Decido que por primera vez en mi vida iré a ver a Crim en modo profesional, no beberé demasiado, cenaré y estaré atento a todos los acontecimientos que vayan sucediendo para poder narrarlos tal cual ocurran.

Mi gozo en un pozo, pa cuando entramos en La Mirona ya voy medio pedo y lo hacemos justo al empezar Batec, léase faltan unas dos horas pa que toque Crim.

Lloro de felicidad al ver que La Mirona está en su modalidad reducida. La versión peque de esta sala crea el ambiente perfecto pa un bolo de punk, pronunciado con U. No hay vallas ni demás mierdas que alejen a la parroquia de las bandas, el escenario es pequeño y no debe llegar ni al metro de altura y queda to bien recogidico.

La primera banda en tocar es Batec. Este cuarteto formado por una bestioleta de ponent, amor eterno a Karbunko, y vallesans ya acompañó a Crim en el bolo de la Razz.

Las segundas en tocar son Violets, pa cuando ellas empiezan mi medio pedo es ya castaña así que no puedo evitar empezar a twerkear, lo mismo le ocurre a otras, hay algún amago de pogo a finales del bolo de Violets y empieza a caldearse el ambiente.

Suena la intro esa rara que ya sonó en Razz, Crim is in da jaus y las allí presentes ya estamos con unas ganas de jarana preciosas. Arrancan con “Potser no hi ha Final” empalmada con “Caiguda Lliure”. Para mi asombro la gente está muy tranquila pero todo cambia con “Hivern Etern” empezando el bolo de verdad. Vasos por el aire, personas por el suelo y llega el primer momentazo de la noche.

A medio tema sube un chaval al escenario, se da una vueltecica y salta al público, vamos, lo normal. Pues Adri, cantante de Crim, al acabar la canción nos informa que en La Mirona lo de subir al escenario y saltar está mal visto, a lo que se me acerca un chico, cuya borrachera ridiculizaba la mía, me rodea con el brazo y me dice al oído “pos ara pujem totes i a vore que fotent els segurrates imbècils aquests” (pos ahora nos subimos todas y a ver qué hacen los segurratas imbéciles estos). No pude más que morir de amor, darle un beso a tan preciosa persona y tirarme el resto del bolo en el pogo.

El segundo momentazo de la noche se vivió a mitad de “La puta copa del rei”, como si los realizadores de TVE estuvieran a los mandos y no quisieran pitidos al himno, se fue la luz de la sala. Esto fue aprovechado por muchas para cantar o pillarse una birra, yo que ya estaba en un concierto paralelo lo aproveché para gritar indistintamente “No hi serem”, canción que para mi desgracia jamás tocan, y “batería t’estimo”, ese chico tiene un algo que me suliveya.

Resueltos los problemas vuelven a tocarla y sigue el concierto sin más problemas, salvo pa los seguratas que vieron que lo de no subir y no saltar como que ya si eso en otra ocasión. Van tocando temazos como “Benvingut Enemic”, “Quan tornin les sirenes”, canción dedicada a todxs lxs asquerosxs que aplaudieron a los gossos d’esquadra los días posteriores al 1 de octubre, de ahí que ame fuertemente esa canción, “Maneres de viure” o “Vaixells de paper”, entre otras, para dar paso a “Pare nostre que esteu a l’infern”, canción que aunque sea de las nuevas ya es un himno.

Aprovecharon el final de pare nostre para hacer eso de los bises, cosa que jamás entenderé, eso del ahora me voy ahora vuelvo me parece una tontez, pero lo hace casi to dios así que algún sentido que se me escapa tendrá.

Vuelven y tocan “Castells de sorra”. Castells es la canción, no hay absolutamente nadie que no grite “Per què collons m’he de fer gran”, personas cayendo encima del escenario, alguien por los aires continuamente, vamos, lo que viene siendo amor. Recordar que me tiré tol bolo en la zona pogo, lo que hiciera u hiciese la gente civilizada más atrás será siempre un misterio para mí.

Empalman Castells con “I ara et sents trist”, otro temazo de aúpa que todas gritamos y que da final al concierto con todas las asistentes chillando “per la teva hostilitat”.

crim sala la mirona 2019