Autor: Javi Drama

Después de 30 años de carrera, y en la carretera, sabemos qué vamos a encontrar en el nuevo trabajo de Desastre; rock urbano, crítico y guitarrero con pinceladas íntimas de la inconfundible voz de Alfon.

Desastre apuestan por mantener el tono crítico reflejando las preocupaciones de la sociedad mejor que el barómetro del CIS a lo largo de los 11 cortes del álbum. Problemas e historias diarias, inmigración, religión, guerra y corrupción comparten su lugar junto a letras más poéticas e intimistas a ritmo de ska, reggae, metal, funky y por supuesto rock.

 

El disco se abre con la poética y críptica «La cometa azul» que finalmente ha tornado su temática hacia el bullying con la edición del primer videoclip del album. En el segundo corte, «El circo», a través de un potente y pegadizo riff de guitarra tratan el fraude y corrupción mundial. En el siguiente corte «No hay sitio para nadie», se acercan mínimamente al punk californiano y a la crítica social generalizada. Continúa con la «La princesa de Usera», canción al más puro estilo de Desastre, historia de barrio cruda y poética acompañada de potente instrumentación. En «No les creas!!!» nos presentan la canción más hard o metal del álbum centrada en la iglesia para continuar con la rápida y veloz «Las arenas del tiempo». Con «En el Sur» encontramos la nota de color en forma ritmos caribeños y reggae. El octavo corte es la divertida «Super funky love machine» con ritmos funky y un final de duras guitarras. Con «Dispárame» volvemos al estilo más íntimo de Desastre recordando antiguas amistades. Cierran el disco «Aylan» con la que nos recuerdan la problemática de la inmigración y «Tabernera» que a ritmo de ska añora los bares de toda la vida.

Un disco «corto» y rápido muy fácil de escuchar. Canciones pegadizas y emotivas, menos pesadas que en anteriores trabajos. Un paso adelante en la discografía de Desastre.