Kalikenyo Rock 2019
13-15.06.2019 – Juneda, Lleida
Texto: mayodel37

(Esta crónica está completamente condicionada por mi amor al Kalikenyo, sobre todo a sus organizadorxs, y por mi alcoholismo funcional que lo convierte todo en una nebulosa de confeti y amor).

Que el lema del Kalikenyo sea «Juneda sempre punk» deja clarinete la movida. Estamos delante de un festi con identidad de pueblo. Juneda forma parte del ADN del festi y no busques movidas raras, aunque en el cartel también haya thrash, hardcore o ska, la columna vertebral del Kalikenyo son el punk y el street punk.

Si el Kali ha pasado de ser un bolo de pueblo a ser un festi de referencia es gracias al currazo que se pegan sus organizadorxs y gente de Juneda y alrededores que curran como malditxs año tras año, por amor al punk, para que cada edición sea más potente que la anterior.

Decir que nosotrxs llegamos al festi el jueves, pero el miércoles ya hubo bolos de Arpaviejas y Karne Cruda.

JUEVES 13

Llegamos a Juneda alrededor de las 16h creyendo que tendríamos tiempo de sobra para montar el chiringuito y estar ya a las 18h en los conciertos. Pos no, descubrí que soy un puto inútil montando tiendas de campaña y que si vas a birra por piqueta clavada tardas mucho y acabas muy ciego. Así que a Löbotomics y a Liberum les escuchamos desde la zona de acampada entre cuerdas de tiendas de campaña y latas.

Sí conseguimos estar a las 20h pa Rude Pride, grupo que no había visto en directo y al que tenía ganas, y ya empieza a verse ese espíritu made in Juneda cuando el cantante de Non Servium sube al escenario a echarse con ellos una versión de los Eskorbuto, no tengo muy claro si de ellos o de La Polla que ya iba muy ciego, acompañado del hijo de uno de los organizadores. Ellos darían paso a Subversión X. Para mi gozo y disfrute tocaron «Tu calor» y «Niños suicidas».

kalikenyo 2019 non servium

Foto: Montse Solà

A las 22.20h se venía la primera salvajada del festi, Animales Muertos. Joder si se notó que muchxs les teníamos unas ganas de la hostia, pogo de inicio a fin con locura especial en «Kisiera ver» y, sobre todo, en «Nosotros somos la venganza».

A los Petra de Fenetra les escuchamos también desde la zona de acampada. Nosotrxs no nos drogamos y somos pobres, o cenábamos algo o nos daba un siroco.

Volvemos pa los Narco. Ya sabíamos la movida del cantante nuevo e íbamos con la incertidumbre. Me cago en el copón bendito como nos lo gozamos. También decir que llevábamos borrachxs desde el mediodía, pero cómo movimos el culo con «No nos van a echar de la rave».

Lo mejor es que la traca estaba por petar, primero con Non Servium, streetpunk made in Móstoles y un directo que es una patada en la cara. No tocaron «Antinazis», pero no impidió que la cantase yo de vez en cuando entre canción y canción. Sí tocaron «El espíritu del Oi», un tres y un pico.

Ojete que luego subieron al escenario Radiocrimen. He de confesar algo, cuando les escucho tengo pensamientos impuros, Txarlie Usher no es de este mundo y le amo. Ellos, como siempre que les he visto, se marcaron un bolo pa fliparlo y qué bonico fue ver a Txarlie «te amo» Usher subirse por el escenario o berrear, porque pa cantante no valgo, «Alcohol barato» y «Amar mata». La noche la cerraría The Birra’s Terror.

kalikenyo 2019 1

Foto: Kalikenyo Rock

VIERNES 14

Los conciertos empezaron a las 16h, los conciertos, la fiesta pa nosotrxs empezó a las 9h, pero las dos, tres con suerte, personas que leeréis esto lo hacéis por la música.

Con un calor de la hostia en verso Skaparapid dio el pistoletazo de salida al día del viernes. Como a lxs allí presentes nos daban igual los calores de les Terres de Ponent, la organización decidió empezar a regarnos para evitar muertes. Su bolo fue un continuo bailoteo empezado con «Che Che Chechenia» y acabado con «Que trabaje el rey».

El día continuaría con Konsumo Respeto y luego con Svetlanas. Por motivos que ahora tampoco es necesario explicar, no nos pilló en la zona de bolos, lo que es una pena ya que quería ver a Konsumo Respeto y lo poco que vimos de Svetlanas me gustó mucho.

A las 19.30h sería el turno de EUKZ, clásicos del Kali y grupo al que tengo especial cariño ya que les escucho desde mis años más mozos.

Instaladxs al lado de técnicxs de sónido, tranquilxs y sin más ánimo que mirar el bolo de Boikot, qué sorpresa nos llevamos con la pedazo fiesta que montaron, acabamos dando salticos como cabras por el monte lo que hizo que nos olvidásemos que cenar es bien.

Foto: Kalikenyo Rock

Ya a las 22h y ya por fin de noche, me cago en el calor, Gatillazo entran en acción. Tocando temazos suyos, «El caos perfecto», «Pijos powers» o «Vendido», metieron de por medio «Lucky man for you» y «Txus». No es lo mismo, cuando suena una de La Polla no es lo mismo. Allí bailó hasta el cura del pueblo. Cómo me lo voy a gozar en setiembre y octubre.

Ponerse muda limpia que llega S.A.. Esta peña juega a otra cosa y lo demostraron tocando solo himnos, decir que por su culpa me quedé sin voz pal resto del festi. «Estado enfermo», «Ratas», «Piedra contra tijera», «Rumore», «Cuando nada vale nada», «Nos vimos en Berlín»…

Al borde de la muerte, forzándome y pensando que igual sería buena idea un poco de spizz, Kaos Urbano continuaron la locura. Consiguieron que en un estado de decadencia absoluta siguiera «de jarana». Dudo que a dar tumbos y murmurar «dale como Cantoná» o «ella no tiene dueño» pueda considerarse jarana. De fuera debería dar penica, pero por dentro estaba to a gusto.

Al recordar esto me entran ganas de llorar. Qué pasa cuando tienes 34 años, llevas bebiendo desde las 10 de la mañana y no te drogas? Pos que mueres. Por suerte no me meé ni me cagué encima, pero me perdí Arkada Social, grupo que me flipa, XpresindntX y Manifa, cago en la democracia, qué rabia.

Foto: Kalikenyo Rock

SÁBADO 15

Debido a que Koma se cayeron del cartel a última hora, el día empezó una hora más tarde de lo programado. Los bolos empezaron a las 13.30h con DITS, Balkan Bomba y Etsaiakeroak.

Nosotrxs no haríamos acto de presencia hasta las 17h, esperando ver a Koma, pero como en esta vida no se puede tener todo, en su lugar vimos a Crisix. Como yo era el encargado de saber los horarios, tuve que lidiar con algún «borracho de mierda, has cruzado horarios». A lo que yo, con mi característico saber hacer respondí «calla y pilla kalimotxo».

Cuando al acabar Crisix empezaron a tocar Los Toreros Muertos, empecé a creer que igual sí la había cagado, pero muy preocupado tampoco estaba. Estaba entretenido pidiendo a la organización que me echasen agua encima mientras cantaba, sin voz, «Mi agüita amarilla». Pasaron muchas cosas altamente divertidas durante el bolo que no puedo contar o una amiga me cose el culo con hilo, aguja y superglue.

Sea como fuere, llegó la parte que esperaba del día, Crim y Segis. Crim son amor, tocan que te cagas pero es que encima son guapos (sobretodo el bateria). Por eso hacen punkrock y no punk del de toda la vida. Lxs punkis somos fexs, ese es nuestro encanto.

Si tenía ganas de Crim, de Segis ya no eran ni ganas, era mono. El hecho de que se marcaran un bolo pa cagarse patas p’arriba mientras haces el pino puente provocó que el resto de la noche me convirtiera en un oso amoroso autodestructivo. A mi decidme misa, pero «Las drogas» es de las mejores canciones que puto existen y en directo se te quedan los pezones como pa rallar diamantes.

Foto: Kalikenyo Rock

Cómo eran las 22.30h y no queríamos repetir la hecatombe del día anterior, a Ana Curra la escuchamos cenando desde la lejanía.

Sin saberlo estábamos a punto de ver el momentazo del festi. Ya en la zona de bolos, Kop se marcaba un conciertazo de la parra. Teníamos ganas de escuchar «Això és Juneda», versión de Kop del himno del club de fútbol de Juneda, pero ni pa Dios nos esperábamos la que se montó. Sale el coro de Juneda al escenario y fue arrancar la canción y encenderse bengalas rojas en todo el recinto. No podíamos ver el escenario, estábamos en tol medio de las bengalas, solo escuchar la canción entre humo rojo y fuego. Por Dios, espero la organización lo tenga grabado y saque un vídeo.

Quien crea que tras eso ya no quedaba nada por ver poco conoce el Kali. Desakato, Ratzinger y The Guilty Brigade aún no habían dicho la suya. Kaña y tralla para acabar el festi y seguir haciendo un poco el punki.

Ahora solo queda esperar si hay edición el año que viene y de haberla, qué salvajada nos espera y, como decía ayer un colega, si necesitan a gente en el Vallés, somos varixs lxs que nos ofrecemos voluntarixs pa echar un cable.

Foto: Kalikenyo Rock